Dormitorio Montessori para bebés entre 0-1 años | Palma Kids. Escuela infantil Montessori en Valencia
Palma Kids Montessori, es una escuela infantil en Valencia, situada en La Cañada, municipio de Paterna, en un entorno natural privilegiado a menos de 15 kilómetros de Valencia, Palma Kids nace con la ilusión de crear un entorno basado en la metodología Montessori.
escuela infantil valencia, escuela infantil en valencia, escuela infantil, escuela infantil montessori, escuela infantil montessori en valencia, colegio montessori, método montessori, metodo ontessori, maría montessori, maria montessori
23166
post-template-default,single,single-post,postid-23166,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Dormitorio Montessori para bebés entre 0-1 años

Desde Palma Kids consideramos beneficioso trabajar la pedagogía Montessori también en el hogar, por este motivo realizamos formación Montessori en Valencia para nuestras familias con el fin de enseñarles recursos y estrategias para aplicar esta metodología en casa. A continuación vamos a explicar los elementos de los que se compone un dormitorio Montessori para niños entre 0 y 1 años. Muchos de estos materiales los tenemos en nuestra Escuela Infantil en La Cañada, en la etapa de nido.

La base de un espacio Montessori es que el niño tenga libertad para moverse libremente en él, estimulando su autonomía. El niño aprende relacionándose con el entorno y con los objetos que están en él, por este motivo es muy importante acondicionar su habitación de manera que ésta facilite su desarrollo. La idea es que la habitación sea lo más sencilla posible para que los materiales cobren protagonismo. Con este objetivo utilizaremos colores neutros en la habitación, prescindiendo de excesivos dibujos.

Movimiento libre

En primer lugar, es recomendable que la cama esté a la altura del suelo para que el niño pueda subir y bajar sin ayuda del adulto (evitaremos caídas y la sensación de encierro que provoca la cuna). La idea es que así el bebé, que está en el periodo sensible del movimiento, pueda ejercitar los movimientos naturales de girar, reptar, gatear… Podemos acompañar esta zona de descanso con un espejo horizontal en el que el niño pueda verse y tomar consciencia de sí mismo, así como una barra delante del espejo para ayudarle a ponerse de pie. Para los más pequeños (entre 0-6 meses) colgaremos móviles Montessori sobre una colchoneta o alfombra. Recomendamos los siguientes móviles: móvil de Bruno Munari, móvil Gobbi, móvil de octaedros y móvil dancers.

Organización

En segundo lugar, los juguetes deben estar colocados en estanterías bajas para que el niño pueda verlos y acceder a ellos con libertad. Los estantes no deben estar abarrotados (selecciona los que más le llamen la atención en ese momento). Puedes utilizar bandejas o cestos para almacenar y ordenar los juguetes según su tema o clasificación ya que debemos mantener el orden para que el niño sepa dónde va cada juguete y pueda devolverlo a su sitio. Se recomienda evitar los juguetes de plástico. Entre nuestros favoritos para esta edad destacamos: discos interlocking, cubo sonajero, cascabel, roller, y pelotas de texturas.

Libros de lectura

Además, es conveniente crear un rincón para la lectura. Puede ser un cesto o una balda a su altura (es recomendable que el niño vea la cubierta de los libros). Acompañaremos esta zona de una alfombra cómoda y un par de cojines. Es muy importante que escojamos libros adecuados a su nivel madurativo, preferiblemente de página gruesa en esta primera etapa de su vida. Entre nuestras recomendaciones destacamos: libros de tela, libros de Helen Oxenbury, libros cantados y libros de vocabulario.

Material psicomotor

Por otra parte, cuando el niño comience a gatear necesitará materiales a través de los cuales explorar las posibilidades de su cuerpo. Recomendamos introducir en este momento alguno de los mobiliarios de Pickler que proponemos a continuación: arco de barras, triángulo con rampa, cubo y tabla curvada.

Por último podemos colgar en las paredes (a la altura del niño) cuadros con fotografías reales (animales, flores, paisajes…). Podemos ir variando la temática en función de los intereses del niño.



X