Método Montessori | Palma Kids. Escuela infantil Montessori en Valencia
Palma Kids Montessori, es una escuela infantil en Valencia, situada en La Cañada, municipio de Paterna, en un entorno natural privilegiado a menos de 15 kilómetros de Valencia, Palma Kids nace con la ilusión de crear un entorno basado en la metodología Montessori.
escuela infantil valencia, escuela infantil en valencia, escuela infantil, escuela infantil montessori, escuela infantil montessori en valencia, colegio montessori, método montessori, metodo ontessori, maría montessori, maria montessori
21967
page-template-default,page,page-id-21967,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Método Montessori en La Cañada-Paterna

“Cuando los niños pueden tener el ambiente adecuado desde el nacimiento, desarrollan naturalmente las grandes potencialidades internas que reciben de la vida y se convierten en seres humanos maravillosos”.

Maria Montessori

El método Montessori incide en la importancia del aprendizaje en la etapa 0-6 años porque es un periodo sensible en que el niño, por una parte, tiene una mente absorbente y, por otra, desarrolla habilidades fundamentales como el lenguaje, la coordinación de movimientos, el afinamiento de los sentidos, el concepto de orden o el comportamiento social. Bajo la premisa “ayúdame a hacerlo por mí mismo”, el método Montessori ofrece a los niños un ambiente preparado como el de la escuela infantil Palma Kids para que puedan moverse y disponer libremente de materiales didácticos adaptados, y donde el adulto solo actúa como guía. A través de la manipulación, el ejercicio de actividades de la vida práctica, la libertad de elección del material con el que quieren trabajar y el cuidado del ambiente se fomenta el desarrollo de sus preferencias, su autonomía, concentración, autoaprendizaje y sentido de la responsabilidad. El niño se convierte así en protagonista de su propio aprendizaje.

Una pedagogía centenaria y probada científicamente

La científica y educadora italiana María Montessori desarrolló la pedagogía Montessori hacia finales del siglo XIX y principios del XX. A partir de la observación, pudo detectar qué necesidades educativas tenían los niños según el periodo de desarrollo en el que se encontraban y  elaboró unos materiales y una forma específica de trabajar.

Tras años de investigación, concluyó que los niños aprenden mejor y más rápido si se encuentran en un entorno apropiado para ello, adaptado a sus necesidades concretas, colaborativo, dialogante y motivador, que atiende a sus diferentes niveles de desarrollo e invita a la curiosidad y la experimentación. Entre otros detalles, en un aula afín al método hay mobiliario adaptado, mucho material didáctico, alumnos trabajando solos o en grupo en diferentes proyectos, movilidad, orden y mucho respeto. También hay alumnos mayores enseñando a los más pequeños y libertad para elegir el material con el que se desea trabajar en cada momento, fomentando así el amor por el aprendizaje y el trabajo bien hecho.

Consulta aquí la biografía de María Montessori y toda la bibliografía que desarrolló en relación al método Montessori.

El ambiente Montessori permite

  • Que el niño se desarrolle sin la asistencia y supervisión constante del adulto.
  • Desarrolle su coordinación fina y gruesa.
  • Desarrolle el lenguaje.
  • Desarrolle la autonomía, independencia y seguridad en sí mismo.
  • Desarrolle la memoria, concentración y el pensamiento lógico.
  • Experimente sensorialmente.

Características de los ambientes Montessori

  • Están llenos de materiales manipulativos para el alumno.
  • Da libertad al niño de escoger con qué quiere trabajar y durante cuánto tiempo (esto permite que conozcamos mejor a los niños, sus gustos, preferencias, etc.) y se respeta el ritmo de aprendizaje de cada niño.
  • Se da una atención individualizada y personalizada al niño, respetando sus preferencias y ritmos de aprendizaje.
  • Se trabaja la autonomía e independencia del niño porque a más cosas sepa hacer solo, mayor autoestima y seguridad en sí mismo.
  • El cuidado del ambiente depende del niño. Esto le enseña a ser más cuidadoso y responsable con su entorno y le hace sentir que forma parte de la clase.
  • El niño coge el material del estante, trabaja con él y lo vuelve a dejar en su sitio. Se trabaja el orden y la organización del material desde edades tempranas. El orden a su alrededor le proporciona autonomía y seguridad, pues al saber dónde están las cosas, no necesitará a los demás para que se las proporcionen, lo que fomentará su independencia. Un ambiente ordenado le ayudará a orientarse y a comportarse.
  • Sólo hay un material de cada, lo que posibilita que se trabaje la paciencia, el respeto, el control de la voluntad y la tendencia a no poseer sino a compartir las cosas.
  • El niño desarrolla los elementos principales que configurarán su carácter: la libertad, la concentración, la independencia, la auto-disciplina, el sentido de la realidad, etc. Todo ello en un ambiente de cooperación.
X