Palma Kids. Escuela infantil Montessori en Valencia | ¿Qué sucederá con el niño cuando tenga que asistir a una escuela tradicional?
Palma Kids Montessori, es una escuela infantil en Valencia, situada en La Cañada, municipio de Paterna, en un entorno natural privilegiado a menos de 15 kilómetros de Valencia, Palma Kids nace con la ilusión de crear un entorno basado en la metodología Montessori.
escuela infantil valencia, escuela infantil en valencia, escuela infantil, escuela infantil montessori, escuela infantil montessori en valencia, colegio montessori, método montessori, metodo ontessori, maría montessori, maria montessori
24504
post-template-default,single,single-post,postid-24504,single-format-standard,theme-palmakids/stockholm,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-23799,elementor-page elementor-page-24504

¿Qué sucederá con el niño cuando tenga que asistir a una escuela tradicional?

Esta es, sin lugar a dudas, una de las preguntas más frecuentes de padres y madres cuando llevan, o se plantean llevar, a su hijo a una Escuela Montessori.

En Palma Kids lo tenemos claro, Montessori más allá de un método educativo es una educación para la vida, que desarrolla en el niño habilidades que le permitirán adaptarse a nuevas y diferentes circunstancias que se le presenten.

A continuación, te contamos las principales características de los niños Montessori:

Conocen sus habilidades y limitaciones. Esto les permite fijarse retos y perseverar, en la búsqueda del autoperfeccionamiento.

Aceptan el error con naturalidad y aprenden de él. El niño tiene libertad para tomar decisiones, equivocarse y corregirse a sí mismo. En este proceso, se da cuenta de que para tener éxito hay que intentarlo muchas veces y no tener miedo de hacer las cosas mal, lo que le permite tener confianza en sí mismo.

Identifican y pueden expresar sus emociones y sentimientos de manera efectiva. Saben hablar, escuchar y hasta callar.

✅ Buscan el balance entre el desarrollo interpersonal y el social.

✅ Muestran una actitud tolerante y respetuosa hacia cualquier diferencia: de género, de religión, de cultura… Al no estar en constante competencia con los demás pueden convivir en armonía con sus iguales. 

✅ Procuran poner en práctica diferentes niveles de independencia: física, de pensamiento, económica. Saben cuándo ayudar y cuándo pedir ayuda.

Están dispuestos a trabajar en equipo. Saben compartir y les gusta apoyar a otros para que logren sus objetivos. Comienzan a experimentar que puedes aprender más cuando colaboras y cooperas que cuando trabajas solo.

Debido a que los niños tienen diferentes talentos, habilidades e intereses, los grupos que se forman para ayudarse unos a otros cambian constantemente. A veces los niños eligen trabajar juntos solo porque son amigos. Otras veces un niño elige a otro niño porque se da cuenta de que sabe la lección y puede ayudarle. Un niño siempre puede acudir a otro en busca de ayuda.

Tienen gusto por aprender. No pierden la curiosidad, leen, investigan, corroboran; no miran al maestro desde una posición de sumisión; muchos de ellos son autodidactas. Ven el aprendizaje como algo divertido e interesante.

✅ Encuentran soluciones innovadoras para resolver problemas, buscan alternativas y tienen una visión más flexible de las situaciones. Al impulsar la observación y la investigación, los niños desarrollan más su capacidad de análisis para obtener sus propias respuestas.

Todos sabemos que hay muchas maneras de llegar a una meta. Enseñar a los niños de una sola manera y pedirles una sola respuesta les impide usar la mente de manera creativa. El método Montessori es conocido por inspirar a los niños a pensar ‘fuera de la caja’.

Son perseverantes. El material Montessori impulsa a los niños a que intenten una y otra vez hasta lograr el objetivo. Esto se convierte en un hábito.

Suelen ser más organizados. Los niños Montessori, desde muy pequeños, gestionan su tiempo, planifican su semana y eligen con qué material trabajar en cada momento.

Tienen autodisciplina y motivación propia. Los niños tienen un deseo innato de ser útiles y pertenecer; quieren encajar y comportarse apropiadamente. Además, trabajan porque quieren, no para obtener una nota ni para complacer a un adulto. No necesitan presión externa para hacer la mayor parte de su trabajo. Más bien, están ansiosos por llegar a lo siguiente.

Los niños de la escuela Montessori están preparados para la vida porque al permitirles asumir la responsabilidad de su trabajo han desarrollado las habilidades necesarias para enfrentar con éxito todos los retos que les esperan; los académicos, pero también los personales y laborales.